Lo grotesco de los senadores

A los políticos no les importamos nada… por esto yo no voto. Estas son las palabras de un chaval de 18 años que está realizando un curso de garantía social en un centro de Valladolid. El pasado miércoles 7 de marzo acudió, junto a sus compañeros y profesores, a la sesión de control al presidente del Gobierno en el Senado. Estas palabras salen de su boca, pero bien podrían hacerlo de la de cualquier otro joven, de cualquier otra clase social, ciudad o nivel académico. ¡Qué sonrojo al ver el comportamiento de los que nos representan, de los que miran con nuestros ojos y hablan con nuestras bocas! ¡Qué tristeza al comprobar un rasante tan indigno en buena parte de nuestra clase política! Luego, esos mismos hooligans con trajes de marca, se excusan en el pretexto de una gastada quietud en los jóvenes. Y no se dan cuenta de que ellos, en muchos casos, son el espejo en el que nos miramos. Aunque, como dijo el gran Valle, los héroes clásicos reflejados en los espejos cóncavos dan el esperpento. Y puede que la sociedad española sea eso, puro esperpento.

senadores_grupo_popular.jpg

Una respuesta to “Lo grotesco de los senadores”

  1. Bataka Says:

    “Y puede que la sociedad española sea eso, puro esperpento.”

    Yo le quitaría el “puede” y el modo subjuntivo… :-p

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: