Archive for 29 agosto 2007

Un mundo de paciencia y asco

agosto 29, 2007

(…) Que el Che Guevara fue un proyecto de cambio y no sólo una camiseta, que el fútbol era un hermoso deporte muchísimo antes de ser un gran negocio, y que no todos en el mundo son de derechas (…)

Mario Benedetti

 

benedetti1.jpg

Caótica Ana

agosto 28, 2007

Es necesario tener bien abiertos los ojos de la mente para recibir a esta película. Medem ha vuelto, tras una ausencia que a algunos se nos hacía demasiado larga, para enseñarnos algunos trozos de las vidas de Ana. De su hermana Ana. Brillante la utilización del arte como vehículo (puerta) que lleva a existencias ya vividas. Es cierto que a veces no es fácil encajar los viajes de Ana, las muertes que ha vivido en los cuerpos de mujeres ancestrales. Algunos dirán que la historia no es creíble, pero quizá no sea una película que aspire al realismo. La figura de la mujer es, en Ana, un espíritu libre y un ente transmisor de culturas. Los paisajes son hermosos y los actores interpretan historias imposibles que parecen auténticas en sus labios.

ana_caotica.jpg

Niño ninguno

agosto 27, 2007

Mohamed Ashraf no va a la escuela.

Desde que sale el sol hasta que asoma la luna, él corta, recorta, perfora, arma y cose pelotas de fútbol, que salen rodando de la aldea paquistaní de Umar Kot hacia los estadios del mundo.

Mohamed tiene once años. Hace esto desde los cinco.

Si supiera leer, y leer en inglés, podría entender la inscripción que él pega en cada una de sus obras: “Esta pelota no ha sido fabricada por niños”.

Mano de obra, de Eduardo Galeano.

La historia de otro nadie, que no es (un niño), aunque sea (un niño). Triste.

Los nadies, que cuestan menos que la bala que los mata.

Princesas de boca de fresa

agosto 21, 2007

Las cosas no son porque existen, son porque se sienten, porque alguien las retiene, las recuerda, les da vida…Candela Peña es Caye en Princesas.

princesas.jpg

Como me huele a sal

agosto 20, 2007

Dice Quique González “no importa lo lejos que vayas/ no importa de dónde vengas/ encontrarás para cuando vuelvas/ buzones llenos de propaganda” Pero no todos los regresos son iguales. No es lo mismo deshacer el camino que un día te llevó al sur. Esa porción de tierra en la que naciste y que todavía guarda algún pedazo de lo que fuiste cuando aprendías a hablar dándole bocados a las eses. Una puesta de sol en Sanlúcar de Barrameda, una sobremesa en La Caleta (entre bingos y pucheros), un baño en Zahara, una cerveza en Café Arenal, volver a casa cuando sale el sol después de una noche en El Puerto de Santa María (“nunca hemos estado tan cerca desde que te fuiste”). No puede ser lo mismo. Sería imposible.