Archive for 28 noviembre 2007

Ellas

noviembre 28, 2007

Me hacéis feliz. F e l i z. Así, con todas las letras. De vuestras manos es más fácil empezar una vida nueva. Necesitaba todos esos abrazos, ese entidimiento… tener la certeza de que nunca me fui. Necesitaba esas ganas de mostrarme al mundo tal y como soy, sin miedo. Necesitaba recuperar la ilusión por esta ciudad.

Poquito a poco… seguiré bailando, como siempre.

pb250286.jpg

Hoy también es el día

noviembre 23, 2007

Hoy no es 25 de noviembre y aunque no nos ponemos un lazo morado en el pecho, también vale decirlo:

forges.jpg

Lunes, martes, mirécoles y otra vez

 

la vida se te escapa entre tus dedos

 

hundida en el qué se yo, destrozada en el sillón

 

con la cara hinchada por algo más que la tristeza.

 

Ay Dolores – Reincidentes

Las Vegas II en los Monegros

noviembre 20, 2007

Si, señor Biel, a mi también se me han quedado los ojos como platos al leer la noticia en El Periódico de Aragón. Un grupo de empresas británicas, australianas, estadounidenses y francesas pretende, en principio sin la participación financiera del Ejecutivo aragonés, la creación de un macrocomplejo de ocio y juego (32 hoteles-casino, cinco parques, un hipódromo, campos de golf(!), un gran centro de convenciones y una plaza de toros) en el desierto de Los Monegros. Creo que sería complicado idear algo más hortera. Habrá un día en que la gente deje de disfrutar del paisaje de estepa marrón y árido y cuando escuche la canción “Aragón” de Labordeta no reconozca el suelo que pisa. Y eso, que quiere que le diga, a mi me da mucha pena. Y miedo. También me da un poco de miedo.

 

monegros.jpg

Los Monegros, en la actualidad.

Todo se me olvida

noviembre 11, 2007

La ausencia es una forma del invierno

Como el cuerpo de un hombre derrotado en la nieve,

con ese mismo invierno que hiela las canciones

cuando la tarde cae en la radio de un coche,

como los telegramas, como la voz herida

que cruza los teléfonos nocturnos,

igual que un faro cruza

por la melancolía de las barcas en tierra,

como las dudas y las certidumbres,

como mi silueta en la ventana,

así duele una noche,

con ese mismo invierno de cuando tú me faltas,

con esa misma nieve que me ha dejado en blanco,

pues todo se me olvida

si tengo que aprender a recordarte.

Luís García Montero

 

[El vacío y la esperanza. Un día volverán las flores. Me lo prometo]

Hombres de casas con jardín

noviembre 7, 2007

Pepe había perdido la cuenta de los años que llevaba sin hablar con su amigo Pedro. Fueron uña y carne, en la Facultad todos lo sabían. Hubo pocos trabajos, en toda la carrera, que hicieran separados. Se entendían con un golpe de vista, con un chasquido de dedos, con un leve levantamiento de cejas. Fueron los campeones de los torneos de guiñote desde el 75 hasta el 79. En los años de estudiantes los viernes eran solo para ellos. El ritual era siempre el mismo. Quedaban en el barrio, frente a la Administración de lotería que estaba estratégicamente situada entre los portales de sus respectivas casas y al lado de la tienda de ultramarinos. Siempre entraban a comprar un par de latas de cerveza que bebían de camino al centro mientras se recreaban en las hazañas de la semana.  Ni muy pronto, ni muy tarde. Las ocho era buena hora. Con los botes en la mano caminaban calle arriba, hasta el puente. Una vez allí, se apoyaban en el muro y observaban como el agua sacudía la piedra consumida. A veces les olía a mar. A veces el río les olía a los puertos de barcas pequeñas y hombres que se ganan la vida con unos kilos de pescado insípido. Nunca se lo dijeron a nadie, dos tipos como ellos no podían pensar esas boberías.

 

(more…)