Cala Non Capò

Llora lo que tengas que llorar
(nunca hizo mal un poco de sal en las mejillas)
pero cierra de una vez
el paraguas azul de los recuerdos

5 comentarios to “”

  1. Sara Says:

    No debe ser fácil cerrar ese paraguas.

  2. Sara Says:

    Es más fácil de lo que parece cerrar ese paraguas

  3. marmota Says:

    Ay.

  4. Picatostes Says:

    He llegao por casualidad a tu casita virtual y me ha gustado lo que he leido, volveré a pasar por aqui. Te dejo la dirección de mi blog por si te apetece visitarme.

    Yo a ese paraguas azul lo llamo “la mochila”….. cuando va muy cargada de recuerdos pesa demasiado y hace duró caminar el presente. Creo, que la herramienta para dejar peso en el camino es la COMUNICACIÓN.

    Un Beso

  5. felix Says:

    Elenilla! ¿Qué pasa con ese paraguas?¿Para cuando otro par de versos ‘mal puestos’?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: