Archive for the ‘Mujer’ Category

Alas

junio 2, 2008

Me has dado de tu mano el recuerdo de Dulce. La vida de Dulce. La tristeza por Dulce. Me has dado tus alas para compartir tu vuelo. El sábado pasado, en la Feria del Libro de Madrid, conocí a Inma Chacón y reconocí, en su figura, la de Dulce. Fue una sensación extraña, especial, como ese momento que siempre esperas. Como hablar con quien no está y gritar tu admiración y tu reconocimiento.

Las letras de Dulce Chacón me hicieron comprender, hace ya algún tiempo, el valor de compromiso con las mujeres y con la justicia.

Los que nos emocionamos leyéndote, también te echamos de menos.

Anuncios

Esperen… ¡falta una!

mayo 6, 2008

El 3 mayo -día de la “Libertad de Prensa”, por cierto- Yoani esperaba que la Jefatura de Inmigración y Extranjería del Gobierno cubano le diera vía libre para viajar a Madrid a recoger el Premio Ortega y Gasset. Dos días después leo en El País que la autorización todavía no ha llegado y que la realización del viaje es más que incierta. “Tendré esperanza hasta el último momento”, declara en conversación teléfonica desde La Habana a este mismo medio. Yoani no es de esas personas que se rinden facilmente, es una cubana nacida a mediados de los setenta, con una vida marcada por los retos y las trabas a la libertad. Hace poco más de un año le dio por empezar a contar cómo eran, desde su balcón, los atardeceres en La Habana. Así nacio Generación Y, una caja de la vida de los hombres y las mujeres de la Cuba de hoy. De sus deseos, de sus penurias, de sus alegrías y de sus tristezas. Generación Y es un grito que se cuela entre miles de voces, una voz que clama por la necesidad de forjar consensos. En Febrero de este año algunos creyeron que comenzaba una segunda revolución… pero hoy Yoani no puede salir de su país.

… y a mi que siempre me había gustado pensar que Cuba era otra cosa.

Hoy también es el día

noviembre 23, 2007

Hoy no es 25 de noviembre y aunque no nos ponemos un lazo morado en el pecho, también vale decirlo:

forges.jpg

Lunes, martes, mirécoles y otra vez

 

la vida se te escapa entre tus dedos

 

hundida en el qué se yo, destrozada en el sillón

 

con la cara hinchada por algo más que la tristeza.

 

Ay Dolores – Reincidentes

Caótica Ana

agosto 28, 2007

Es necesario tener bien abiertos los ojos de la mente para recibir a esta película. Medem ha vuelto, tras una ausencia que a algunos se nos hacía demasiado larga, para enseñarnos algunos trozos de las vidas de Ana. De su hermana Ana. Brillante la utilización del arte como vehículo (puerta) que lleva a existencias ya vividas. Es cierto que a veces no es fácil encajar los viajes de Ana, las muertes que ha vivido en los cuerpos de mujeres ancestrales. Algunos dirán que la historia no es creíble, pero quizá no sea una película que aspire al realismo. La figura de la mujer es, en Ana, un espíritu libre y un ente transmisor de culturas. Los paisajes son hermosos y los actores interpretan historias imposibles que parecen auténticas en sus labios.

ana_caotica.jpg

Princesas de boca de fresa

agosto 21, 2007

Las cosas no son porque existen, son porque se sienten, porque alguien las retiene, las recuerda, les da vida…Candela Peña es Caye en Princesas.

princesas.jpg

La mujer muere en Irán

mayo 15, 2007

El aire de la ciudad de Teherán está lleno de los gritos invisibles de las mujeres que no se maquillan y visten ropuch y pañuelo. Los vigilantes del decoro ahogan su clamor en los calabozos de las comisarías. Malditos.

mujeriran.jpg

Ellos las matan. Ellas mueren.

marzo 25, 2007

Es primavera pero hace frío. En las aceras los termómetros no superan los 8 grados. Son las 11 de la noche y Ella entra en la Comisaría de Policía de la calle Churruca, en Getafe. La acompañan su madre, dos amigas y el quebranto del dolor encendido como una antorcha en medio de la noche. Su brazo inmovilizado por un vendaje reafirma la angustia de los insultos y las vejaciones. Ella ha decidido dejar de maquillarse las heridas mientras la vida se le escurre entre los dedos de sus manos doloridas. Una voz grave la reclama, Ella deja su asiento y se enfrenta, valiente, al miedo que él le metió entre ceja y ceja. Cuenta todo, hija. Todo -le dice la madre entre suspiros-. Una hora más tarde Ella vuelve a la sala, nos vamos a casa -dice entre el alivio y la desolación- dos coches de policía vienen con nosotras. Lo van a detener. La madre se pone en pie y camina arrastrando los pies hasta la salida. Pero que le quiten la llave -dice- a ver si cuando lo suelten vuelve a casa y nos mata a las dos.

Hundida en el qué sé yo.

Destrozada en el sillón…

… con la cara hinchada por algo más que la tristeza.

Ay dolores – Reincidentes-

Mujer maltratada

Lee más en EL PAÍS