Archive for the ‘Pongamos que hablo de Madrid’ Category

Veranillo

junio 27, 2007

Madrid, deshabitado como mi colchón
el verano en que me hice mayor,
y ella que ya no llama.

Tanta ciudad y tan poco por hacer,
gente que sueña su siesta y que
mira por la ventana.

Gente que miente por un trozo de calor,
que reza por que pare el ascensor,
atrapado contigo.

Madres que pierden a sus hijos al nacer,
buscando entre tus piernas lo que ayer
han dado por perdido.

Kilómetro Cero,
respira en el centro de la ciudad
el alma que se pierde al escapar.
Kilómetro Cero,
comienzo de los días que han de venir,
la lluvia que se derrama por ti.

Bares en los que la calma y la cerveza
salvan nuestra vida, y mi cabeza
soñando estar bajo tu ropa.

Promesas que se dicen en la cama,
luces que se clavan en tu espalda,
deja que yo te vista ahora.

Bajo unas ruedas mi mala sombra arrojaré,
quizás así interprete ese papel
en el que soy tu abrigo.

Mujeres que quizás hoy no puedas pagar
cuestionan con sus labios la verdad
de que aún seguimos vivos.

(…)

Km. 0 – Ismael Serrano

La canción de todos los veranos. De todos los junios entre apuntes y tés con hielo y limón. El verano ha comenzado y Madrid se pone orgulloso. Las calles rezuman color y calor. ¡Felices vacaciones!

Ropa de calle y rosquillas

abril 18, 2007

Demasiada penitencia para tan poco pecado. El arzobispado de Madrid expuso, hace unos días, su propósito de cerrar la Parroquia de San Carlos Borromeo. La Iglesia de verdad, la de los curas de barrio, las madres contra la droga, las prostitutas y los inmigrantes. El lugar de reunión de muchos habitantes de Entrevías (distrito de Puente de Vallecas). El compromiso de ese Evangelio cosido a la vida que tan alejado está de la repudiante grandeza del Vaticano. Las altas jerarquías quieren bajar las persianas de la Parroquia porque se oficia la misa con ropa de calle y se comulga con rosquillas. A mi me da en la nariz que tienen miedo. Temen que alguien, algún día, descubra ese tinglado que tienen montado. Rouco, esta vez tampoco lo has hecho bien. La gente de Entrevías no se rinde facilmente.

parroquianos_san_carlos_borromeo.jpg

Nostalgias de caramelo

marzo 21, 2007

Puedo recorrer los cines de la calle Princesa. Comprar una camiseta en Montera. Tomar una cerveza y una tostada con bacalao en Lavapiés. Puedo pasear por el Retiro, enamorarme en el Templo de Debod. Puedo disfrutar de las tiendas de música en Ópera. Comprar flores en la plaza de Tirso y merendar tortitas con nata en Gran Vía. Puedo visitar el Prado, mirar el Guernica y fotografiar la Plaza Mayor. Puedo ser yo en Madrid y sentir nostalgia de los cines Renoir Audiorama, del Desastre y la Concordia, de las calles del Casco con su olor a rancio y su modernidad emergente, del Parque Tio Jorge, de la Madalena con sus restaurantes de gente amable y sus bares de nada (y de todo), del Arrabal, del viento y del río. Porque hay algo que mucha gente no sabe y es que, el Ebro, algunas veces, huele a mar.

rio-ebro.png

… y descubro un sabor dulzón en esta nostalgia, es la melancolía del que decidió marcharse.